Samaritan's Purse - Operation Christmas Child

Llegar a las próximas generaciones requiere amor, dice el pastor

October 6th, 2020 / By: Erin Roach | TEXAN Correspondent / comments

MALAKOFF  First Baptist Church in Malakoff is navigating a challenge common to many Southern Baptist congregations today—maintaining the strength of a faithful congregation despite the inevitable deaths of its oldest saints. 

La Primera Iglesia Bautista (PIB) de Malakoff está afrontando un desafío común a muchas congregaciones Bautistas del Sur hoy en día: mantener la fuerza de una congregación fiel, a pesar de la inevitable muerte de sus santos más antiguos.

Jody Jones, el pastor de la PIB de Malakoff, una congregación que se acerca a los 140 años de existencia, dijo que la iglesia tiene "una gran historia", pero ahora está enfocada en el crecimiento de nuevos líderes que exhiban el compromiso de las generaciones anteriores de una manera que sea relevante para este tiempo.

"Creo que nos hemos sentido tan cómodos con la generación mayor y su consistencia, su apoyo y su ánimo, que a veces fallamos en continuar con el legado que nos enseñaron", dijo Jones al TEXAN.

En los siete años que Jones ha sido el pastor de la iglesia, la PIB de Malakoff ha organizado al menos 130 funerales, dijo. No todos esos funerales fueron para miembros de la iglesia, pero ilustra la cantidad significativa de asientos vacíos que quedan a medida que se desarrolla el curso natural de la vida.

Dios ha “traído a mucha gente nueva” para que la congregación siga avanzando, dijo Jones, y agregó que muchos son de la generación Boomer y que se encuentran cerca del Lago Cedar Creek en miras a la jubilación. La mayoría de ellos vienen del Dallas-Fort Worth Metroplex, dijo, y "traen mucha vida a la iglesia".

La PIB de Malakoff también está viendo a la gente comenzar a caminar con Jesús. "Hemos realizado, creo, un poco más de 140 bautismos en los siete años que hemos estado aquí", dijo Jones, y agregó que tienen 10 más en fila.

“La vida de las personas ha cambiado. Es emocionante para una pequeña ciudad de 2,300 personas, ver que muchas personas han llegado a conocer al Señor”, dijo Jones. El número consiste en una buena combinación de niños, estudiantes y adultos, dijo. “Es grandioso para nuestra iglesia saber que hemos tenido ese tipo de impacto en esta comunidad”.

La generación mayor “nos dejó un gran modelo, porque eran muy cariñosos, y creo que las generaciones que les siguen, incluida la mía, tienen mucho que aprender de ellos. Creo que el amor es la clave a medida que avanzamos”, dijo Jones.

A medida que las iglesias luchan por llegar a las nuevas generaciones, "todo se reduce en amarlos justo donde están y escucharlos", dijo el pastor. Parte de eso, sucede en la PIB de Malakoff cuando las mujeres mayores discipulan a las mujeres más jóvenes y los hombres mayores discipulan a los hombres más jóvenes.

Las iglesias corren el riesgo de ser vistas en la comunidad como pretenciosas, dijo Jones, por lo que insta a las personas a hacer todo lo posible para contrarrestar esa impresión. En términos prácticos, eso podría significar "ser sinceros con ellos, hablar con ellos en la gasolinera, hablar con ellos en la farmacia y la tienda de comestibles, hacer esas conexiones".

El Programa Cooperativo es un hilo conductor a lo largo de la historia de la iglesia y sigue siendo fuerte hoy, uniendo generaciones.

“Estamos tratando de enfocarnos en tener una mentalidad de Reino y no tanto en nosotros mismos como PIB de Malakoff, porque sabemos que el reino es mucho más grande que nuestra iglesia”, dijo Jones.

Contribuir al Programa Cooperativo "es simplemente algo que hacemos", dijo Jones, comparándolo con el diezmo de un creyente que está siendo obediente al mandato de Dios. “Nuestra iglesia tiene la misma mentalidad para apoyar el Programa Cooperativo. Lo hacemos porque sabemos que estamos siendo obedientes al Señor".

La iglesia se siente alentada por el trabajo que se está realizando a través de la Junta de Misiones Internacionales y la Junta de Misiones Norteamericana, dijo Jones. También aprecian los recursos que obtienen al ser parte de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas. De hecho, la PIB de Malakoff fue fundamental en la fundación de la SBTC.

“Hemos sido bendecidos y hemos utilizado esos recursos con bastante frecuencia... al cooperar, tener compañerismo y reunirme con otras iglesias y ministros, he podido apreciar lo genial que es que todos tengamos una mentalidad similar ", dijo.

En años recientes, miembros de la PIB de Malakoff, han viajado a la India, Costa Rica y Guatemala para servir en el nombre de Cristo. Al principio de la pandemia mundial, se enteraron de algunas necesidades específicas en la India, donde la gente no tenía comida, y pudieron enviar dinero que se liberó cuando se cancelaron las actividades en la iglesia debido al virus.

“Pudimos enviar algunos de esos fondos a dos partes diferentes de la India para ayudar a alimentar a las familias y llevar el evangelio a esas familias”, dijo Jones.

Hace años, la iglesia comenzó una despensa de alimentos y un ministerio para proveer ropa en Malakoff llamado Faith in Action Outreach (Fe en Acción) que ahora opera de manera independiente, pero aún cuenta con voluntarios de nuestra iglesia.

La iglesia también ayuda en el ministerio de Alivio en Desastres cuando surgen necesidades.

“Para una comunidad tan pequeña, diría que nuestra iglesia ha tenido un impacto asombroso no sólo a nivel local, sino también en todo el mundo. ... Esperamos ver más en los años venideros”, dijo Jones.